90 voluntarios adultos sanos serán infectados con la nueva cepa británica de COVID-19 para probar vacunas y tratamientos

0
5
El gobierno británico pagará a voluntarios adultos sanos para infectarse con la nueva cepa circulante. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration
El gobierno británico pagará a voluntarios adultos sanos para infectarse con la nueva cepa circulante. REUTERS/Dado Ruvic/Illustration (DADO RUVIC/)

El primer estudio de testeo en humanos sobre coronavirus del mundo comenzará en el Reino Unido dentro de un mes, luego de la aprobación del organismo de ética de ensayos clínicos del Reino Unido, anunció el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial (Beis).

En él participarán hasta 90 voluntarios adultos sanos y cuidadosamente seleccionados de entre 18 y 30 años que estarán expuestos al COVID-19 en un entorno seguro y controlado. La investigación desempeñará un papel clave en el desarrollo de nuevas vacunas y tratamientos eficaces. Los voluntarios serán compensados con 4.500 libras (unos 6.200 dólares) por el tiempo que pasen en el estudio. El hospital de Londres albergará los primeros “ensayos de desafío humano” del mundo.

Este paso tiene como objetivo establecer la cantidad más pequeña de virus necesaria para causar una infección, investigar la respuesta inmunitaria del cuerpo y explorar cómo se transmite el virus de persona a persona.

Se espera que el ensayo brinde a los médicos una mayor comprensión del COVID-19, como la respuesta inmune requerida para ofrecer protección contra la enfermedad - Photographer: Anthony Devlin/Bloomberg
Se espera que el ensayo brinde a los médicos una mayor comprensión del COVID-19, como la respuesta inmune requerida para ofrecer protección contra la enfermedad – Photographer: Anthony Devlin/Bloomberg (Anthony Devlin/)

Los participantes serán monitoreados de cerca por médicos y científicos las 24 horas del día luego de su exposición al virus. El equipo agrega que el virus utilizado será la variante que circulaba en el Reino Unido el año pasado en lugar de las que han surgido recientemente.

De primera mano

Se espera que el ensayo brinde a los médicos una mayor comprensión del COVID-19, como la respuesta inmune requerida para ofrecer protección contra la enfermedad, y ayude a respaldar la respuesta pandémica al ayudar al desarrollo de vacunas y tratamientos. A los interesados en participar se les ha pedido que expresen su interés a través del sitio web del Reino Unido Covid Challenge.

Los participantes serán monitoreados de cerca por médicos y científicos las 24 horas del día luego de su exposición al virus.Photographer: Chris J. Ratcliffe/Bloomberg
Los participantes serán monitoreados de cerca por médicos y científicos las 24 horas del día luego de su exposición al virus.Photographer: Chris J. Ratcliffe/Bloomberg (Chris J. Ratcliffe/)

El estudio ha sido apoyado por una inversión de £ 33,6 millones del gobierno del Reino Unido y, después de la prueba inicial, pasará a exponer al virus a los participantes que hayan recibido vacunas COVID. Este enfoque no es nuevo, ha jugado anteriormente un papel en el desarrollo de tratamientos para otras enfermedades, desde el cólera hasta la gripe.

El secretario de negocios del gobierno inglés, Kwasi Kwarteng, dijo que el estudio era un elemento importante en los esfuerzos para abordar la enfermedad. “Si bien ha habido un progreso muy positivo en el desarrollo de vacunas, queremos encontrar las mejores y más efectivas vacunas para su uso a largo plazo -dijo en conferencia de prensa-. Estos estudios de desafíos humanos se llevarán a cabo aquí en el Reino Unido y ayudarán a acelerar el conocimiento de los científicos sobre cómo el coronavirus afecta a las personas y, eventualmente, podrían promover el rápido desarrollo de vacunas”.

El investigador jefe del estudio, el doctor Chris Chiu del Imperial College de Londres, afirmó que están: “solicitando voluntarios de entre 18 y 30 años que se unan a este esfuerzo de investigación y nos ayuden a comprender cómo el virus infecta a las personas y cómo se transmite tan exitosamente entre nosotros. Nuestro objetivo final es establecer qué vacunas y tratamientos funcionan mejor para vencer esta enfermedad, pero necesitamos voluntarios para apoyarnos en este trabajo”.

La primera parte del estudio será establecer la cantidad mínima de virus COVID necesaria para causar infección en participantes sanos - Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg
La primera parte del estudio será establecer la cantidad mínima de virus COVID necesaria para causar infección en participantes sanos – Photographer: Chris Ratcliffe/Bloomberg (Chris Ratcliffe/)

Los ensayos comenzarán dentro de un mes en el hospital Royal Free, en Hampstead, que cuenta con una unidad especializada en enfermedades infecciosas. El máximo de 90 voluntarios deberán mostrar que no poseen antecedentes ni síntomas de COVID-19, ni tienen afecciones de salud subyacentes y no cuentan con factores de riesgo adversos conocidos para Covid-19, como diabetes o sobrepeso.

Los voluntarios estarán en cuarentena durante dos días a su llegada al Royal Free, donde se les dará una habitación privada con baño en su piso 11 “con una hermosa vista de Londres”. Luego recibirán la dosis más pequeña posible de COVID-19 y pasarán los próximos 14 días en el hospital, siendo monitoreados y sometidos a una serie de pruebas.

Se les permitirá volver a casa después de un período de 17 días si ya no son infecciosos y se les pedirá que participen en controles de seguimiento durante los próximos 12 meses como condición para recibir las cuotas finales de la compensación de £ 4.500. Los investigadores indicaron que los primeros pagos resultaron de £ 88 por día Estos ensayos aceleran la investigación de enfermedades y vacunas, ya que no es necesario que los voluntarios se infecten “naturalmente” en la comunidad. Este tipo de relevamientos ya se han utilizado para desarrollar tratamientos para la gripe, la malaria, la fiebre tifoidea, el norovirus y el resfriado común.

 El estudio ha sido apoyado por una inversión de £ 33,6 millones del gobierno del Reino Unido - Photographer: Hollie Adams/Bloomberg
El estudio ha sido apoyado por una inversión de £ 33,6 millones del gobierno del Reino Unido – Photographer: Hollie Adams/Bloomberg (Hollie Adams/)

La primera parte del estudio será establecer la cantidad mínima de virus COVID necesaria para causar infección en participantes sanos. Esto se denomina estudio de caracterización de virus y el protocolo ha recibido hoy la aprobación ética de la Autoridad de Investigación Sanitaria de ese país, lo que le permite seguir adelante.

Aún no se han presentado solicitudes para partes ulteriores del estudio, que podrían implicar que los voluntarios reciban una nueva vacuna de prueba o una variante del virus. Se utilizará la versión “original” de COVID que ha estado circulando en el Reino Unido desde marzo pasado, que ha demostrado ser de bajo riesgo en adultos jóvenes sanos, a diferencia de las variantes de Kent o de Sudáfrica, ambas de transmisión más rápida.

SEGUÍ LEYENDO:

Las mutaciones del coronavirus que más preocupan a los científicos

Por qué las mutaciones del SARS-CoV-2 son la clave para encontrar sus posibles puntos débiles

COVID-19: ¿serán eficaces las vacunas contra las variantes brasileñas?