HISTORIA DE REYES: UNA ABUELA CON EL «ALMA DE NIÑA»

0
36

No cabe duda de que existen juguetes de la infancia que siempre quedan en nuestra memoria, ya sea porque uno fue el primero de los amigos en tenerlo o por las incontables horas que se pasaron disfrutando de su compañía.
Sin embargo, también es cierto que hay quienes que no han tenido dicha experiencia por diversas razones, como es el caso de Elvira, una abuela de 75 años que pudo cumplir su sueño el día de Reyes.
Al respecto, su nieto Enzo Rivero comentó a Diario San Rafael y FM Vos (94.5) que “mi abuela siempre nos cuenta lo que fue su infancia. Viene de una familia italiana y su padre se escapó de la Segunda Guerra Mundial. Ellos son 11 hermanos y fueron muy humildes. Nunca tuvieron la posibilidad de conocer a Papá Noel y a los Reyes Magos. Siempre nos comentaba que ellos como niños juntaban el pasto, ponían sus zapatitos, pero no pudieron tener regalos. El sueño de ella era tener una muñeca y nunca llegó. Y siempre se preguntaba por qué a sus vecinos sí les llegaba lo que pedían”.
Añadió que “es triste este tipo de historias, porque nosotros (sus nietos), dentro de todo, lo que uno ha pedido siempre llegaba. Qué mejor que ser niño y que se cumpla ese sueño que uno pide para estas fechas. Esta historia que contaba siempre mostraba su humildad. Cuando tenía 10 años ya era empleada doméstica en una casa, así que prácticamente su infancia duró hasta esos años”.
Detalló que “en el almuerzo de Año Nuevo volvió a comentar esta historia. Nosotros somos seis nietos y con la colaboración de sus dos hijas –una de ellas es mi madre– quisimos hacerle realidad ese sueño. El día 5 me levanté y propuse en el grupo de la familia que pusiéramos entre todos dinero y le compramos la muñeca a la abuela para hacerla feliz, y así fue que con una prima le compramos este regalo”.
Añadió que “el 6 de enero en la mañana le dejo el paquete debajo de una ventana en su casa y la hice salir. Quedó todo en silencio y cuando vio este regalo no lo podía creer y se largó a llorar. Agradezco haber sido parte de esta historia, y de algo que parece muy chico y ha sido tan importante para ella. La muñeca se llama Julieta y vi a mi abuela muy emocionada, al igual que nosotros. Era un niño más, era como ver el físico de una abuela, con un alma y mirada de niño cuando tuvo este juguete entre sus brazos”, concluyó.

Fuente: Diario San Rafael

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here