Este sábado se cumplen 17 años del asesinato de Paula Toledo, y en esta oportunidad se da en el marco de un nuevo revés judicial por parte de la Suprema Corte de Justicia en el cual se ha decidido solo volver a juzgar a Marcos Grain. El homicidio conmocionó a toda la comunidad sanrafaelina, que hasta el día del hoy pide justicia.

Hace unos días la Suprema Corte de Justicia evaluó la prescripción de la causa que recaía sobre los hermanos Echegaray y sobre Gauna y rechazó el recurso de casación presentado por la querella, confirmando la prescripción de la acción penal contra los tres acusados.

Ahora se espera que para antes de fin de año pueda llevarse a cabo el juicio contra Marcos Graín, que será el único juzgado en un nuevo juicio.

Desde Mediamendoza dialogamos con Nuri Ribotta, mamá de Paula, quien dijo: «He esperado tanto tiempo y la justicia no llega. Ahora llega a medias, uno solo de seis quedó, después cuatro y ahora uno. Es una justicia a medias cuando llega tan tarde, uno considera que ya no es justicia».

Sobre la decisión que tomo la justicia Nuri indicó: «yo ya estoy muy cansada, mi edad no me permite ni siquiera caminar bien, ando con bastón estoy muy decepcionada porque acá en San Rafael la justicia deja mucho que desear, el poder judicial hizo lo que quería, ¿cómo en otros casos ha sido tan rápido; cómo en la muerte de mi hija que fue torturada, violada, quemada, le incineraron la cara, desde la cabeza hasta los pies y le quebraron una pierna, se tardó tanto? más tortura que eso. sin embargo nadie tuvo en cuenta eso».

«Ya no tengo palabras para expresar la indignación e impotencia de saber que todos hicieron las cosas mal, empezando por el médico forense que lavó el cuerpo, no sacó lo que debía y lo que sacó lo tiró», agregó.

El caso de Paula no hubiese sido lo mismo si ocurría hoy ya que los acusados no han sido condenados: «los otros imputados también son humildes, pero como trabajan con la droga y están con altos funcionarios, que no los quiero nombrar, pero yo sé con quienes trabajan».

Sobre la situación que le tocó vivir como madre dijo: «vivía por Los Filtros a 40 metros de Balloffet, donde está el cartel que dice Blas Parera. Yo digo que la sacaron porque conociendo como era Paula jamás dejaría la puerta abierta y si la dejó abierta es porque pensaba entrar. Para mí fue Graín porque un testigo lo identificó y no valió para nada, es más al testigo le querían aplicar falso testimonio».

«Todos fueron, fue el grupo. Hay uno que es el de la zapatilla y qué casualidad que dice que andaba descalzo en la cárcel y pidió la zapatilla y se la llevaron a él. La ropa de Paula fue donada al cotolengo de Rama Caída».

EL HECHO

Todo ocurrió el 31 de octubre del año 2003 en el barrio El Sosneado, la joven tenía 19 años cuando fue brutalmente asesinada. Por el hecho se detuvo a seis sujetos de los cuales al día de la fecha solo uno podría ser juzgado. Hoy Paula tendría 36 años, su madre la recuerda como una niña humilde y tímida.

Nota: Mediamza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here