MENDOZA: DIERON POR MUERTA A LA ABUELA – REALIZARON UN FUNERAL Y AL OTRO DIA LES DIJERON QUE ESTABA EN LA CLÍNICA VIVA

0
55

La dieron por muerta y firmaron el certificado de defunción asegurando que había fallecido por covid-19. Su familia, que no la había podido ver por varios días mientras estaba internada, sufrió el dolor de la pérdida y hubo sepelio en el cementerio. Sin embargo, María G. estaba viva y a la espera de tener noticias sobre su familia.

La increíble situación se vivió en Mendoza y una familia está en shock por lo que padeció. Según relataron a través de las redes sociales, María, una mujer de 71 años, fue a la clínica Santa María por un dolor de espalda y tras haber hecho una consulta previa. La internaron por un principio de neumonía y por protocolo no pudieron volver a verla.

El 10 de septiembre recibieron un llamado informando que había fallecido. «El jueves 10/09/2020 a las 01:30 hs recibimos el llamado con la noticia de que mi abuela había fallecido y en su acta de defunción dictaba fallecida por covid- 19, entre otras. Con todo el dolor del alma ese mismo día a las 15:30 hs. la enterramos, sufriendo el trauma y el dolor de esa situación», contó Shirley Hernández, una de las nietas de la mujer.

Por protocolo las personas fallecidas por covid no pueden ser veladas y el cuerpo se entrega a cajón cerrado. En pleno duelo, la familia recibió otro llamado. «A las 15:00 hs. aproximadamente volvemos a recibir un llamado de la clínica, diciendo que mi abuela está viva, pidiendo por sus hijos», relató la joven, quien autorizó a contar la historia y publicar las imágenes que ella posteó en las redes sociales.

De inmediato un familiar se acercó a la Clínica y pudo constatar el error: María seguía internada y mejorando. Caminaba en la habitación y preguntaba por su familia. También por protocolo solo dejaron ingresar al hijo de ella con todas las medidas de precaución.

Ariel, uno de sus hijos, ingresó vestido con mameluco y con la cara tapada. A ella le costó reconocerlo. A él le costó entender lo que pasaba; pero escondía una extraña felicidad: hacía un día había enterrado a su madre. Ahora, la saludaba con una sonrisa. «Soy el Ariel mami», dice en el video el hombre con emoción contenida.

La familia aún no sale de su asombro y en la historia quedan puntos sin respuesta. Incluso saber quién es la persona a la que le dieron sepultura.

«¿Cómo puede ser que esto suceda en una clínica? ¿Cómo puede ser que jueguen así con los sentimientos de una familia?», se pregunta Shirley.

Fuente: MDZ

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here