Esta madrugada se hizo una ablación de órganos en el Hospital Schestakow, practicada a una nena de 10 años que falleció producto de dos aneurismas.

La pequeña se encontraba internada en Terapia Intensiva Pediátrica y sufrió dos aneurismas que experimentó repentinamente la semana pasada, a raíz de esto tuvo muerte cerebral, por lo que su familia decidió donar sus órganos.

Cerca de las 4 se aguardó la llegada de un avión del INCUCAI al aeropuerto «Santiago Germanó» de San Rafael, con personal médico para realizar la operación, que duró unas tres horas.

Desde Mediamendoza dialogamos con la doctora Dana Calvo, coordinadora del operativo, quien explicó que se ablacionó hígado, riñones, tejidos y córnea. Además, la Coordinadora resaltó: «a pesar del dolor de perder un hijo estos papás fueron muy fuertes y valientes y han tenido toda la paciencia del mundo para esperar que completemos el operativo para entregarles a su hijita».

En este sentido la doctora agradeció a cada una de las personas que participaron e hicieron posible que se realizara el operativo con total éxito.

Cabe mencionar que esta ya es la segunda ablación que se ha realizado en hospital en el marco de la pandemia por el Covid-19.

Por lo que resulta importante resaltar la continuidad de estos operativos ya que se aplica una serie de protocolos específicos para la actividad. Cabe destacar además que en estos casos está prohibido brindar detalles sobre la identidad de los pacientes ablacionados y de los receptores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here